Retos para la recuperación de la economía 15.10.2014

Amigos de COPARMEX, los saludo con gusto, deseándoles a todos un excelente inicio de semana.

Las señales de recuperación de la economía, vislumbradas en algunos indicadores económicos del INEGI y Banco de México, así como en pronósticos de analistas nacionales y extranjeros, generan optimismo sobre las perspectivas de crecimiento en México para 2015.

Lo más destacable es la recuperación del índice de confianza del consumidor observada en septiembre, que anticipa mejores expectativas sobre la situación económica actual y futura además en los hogares mexicanos, así como una mayor disposición de las familias a adquirir bienes de consumo duradero. En el mismo mes se reportó un alza de la confianza empresarial también.

México es uno de los pocos países en el mundo con perspectivas sólidas de crecimiento económico, el cual podría acercarse al 4% en 2015, de acuerdo con diversos pronósticos económicos. La meta del gobierno federal es crecer 3.7% en términos reales el próximo año, con el impulso de las reformas estructurales. Pero también es importante considerar que tanto el 2013 como el presente año, el crecimiento económico fue menor al esperado.

El entorno, sin embargo, seguirá siendo complejo porque existen señales de fragilidad en el proceso de recuperación de la economía mundial, con riesgo de recesión en Europa y una eventual alza de las tasas de interés en Estados Unidos, lo que indudablemente afectará la deuda pública y privada de las instituciones mexicanas. Además, algunos analistas ven riesgo de baja en los precios internacionales del petróleo, lo que indudablemente afectará los ingresos públicos.
En ese contexto tan complicado, México enfrenta el reto de superar la tendencia del crecimiento económico, diseñando las mejores estrategias que permitan apuntalar la producción de bienes y servicios y la creación de empleos.

A escasos días de la aprobación de la Ley de Ingresos para 2015, que marcará la ruta al análisis y votación del Presupuesto de Egresos para ese año, los legisladores tienen la oportunidad de valorar el desempeño de los indicadores económicos, para incorporar medidas que permitan fortalecer nuestro mercado interno, llevándonos a una fase de dinamismo económico de mayor alcance.

Hay que tener en cuenta que los recursos presupuestales siempre son escasos y que en los últimos cuatro años los ingresos petroleros han venido mermando, debido a una disminución en la producción, pasando de representar el 10.3% del Producto Interno Bruto en 2008, al 7.3% estimado para 2014.

Esa merma de ingresos se ha compensado con una mayor recaudación y con un aumento en el endeudamiento público, el cual necesariamente tiene que reducirse en los siguientes años.
El aumento de la recaudación tiene que provenir también de una mejora en el crecimiento económico.

Ahora, el reto es asegurarnos de detonar un mayor dinamismo en la economía, en momentos en que las empresas y los consumidores aún no terminan de asimilar los costos de la Reforma Hacendaria de este 2014, que generó un aumento de los costos laborales y un consumo interno lento que apenas da signos de recuperación.
Necesitamos nuevas estrategias para que la economía crezca, para estar en condiciones de generar empleos formales, que efectivamente se traduzcan en mejores condiciones de vida para los mexicanos que viven en las regiones más afectadas por la desigualdad.

Los empresarios respaldamos la política social para resolver de fondo los rezagos sociales y abatir los indicadores de pobreza, sobre todo la pobreza extrema. Ello requiere de una reingeniería a fondo del gasto social, consolidando los programas presupuestales de “Prospera” y la iniciativa de formalización “Crezcamos Juntos”, con una estrategia que efectivamente impulse el crecimiento económico, a través de estímulos que incentiven la inversión y la creación de empleos formales.

Los diputados y senadores están obligados a hacer un gran esfuerzo para aprobar un paquete económico que realmente beneficie a los mexicanos, aprovechando las señales de recuperación y preservación especialmente las variables económicas, para blindarnos ante los riesgos del sector externo.

COPARMEX ha venido señalando la urgencia de incorporar medidas fiscales que estimulen la inversión, que atraigan capitales, que promuevan el empleo formal. Por eso se requieren esquemas de deducibilidad inmediata para las inversiones; esquemas fiscales que ayuden a reducir los impactos de la deducibilidad parcial en las prestaciones laborales que hoy sólo pueden deducirse en el 53%; o de las prestaciones como son las aportaciones a fondos de pensiones y haberes del retiro. Así también es necesario ampliar los estímulos fiscales en el ámbito educativo, para extender los mismos al nivel de educación superior.

Así también, es necesario ampliar los estímulos fiscales en el ámbito educativo para extender los mismos al nivel de educación superior. Medidas como estas contribuyen favorablemente en el poder adquisitivo de las personas, de los ciudadanos, de los contribuyentes, pero además en su formación profesional.

El esquema de deducción parcial de las aportaciones a fondos de pensiones que entró en vigor a partir de 2014, implicará la reducción de este tipo de planes, afectando con ello las posibilidades de que los trabajadores puedan acceder a una mejor pensión al final de su vida laboral. Es necesario que se den los estímulos que ayuden a que más mexicanos puedan aspirar a una pensión digna, permitiendo la deducción de estas aportaciones a fondos de pensiones.

En el caso de las aportaciones complementarias para el retiro que realizan las personas físicas, se requiere que no sean aplicables las nuevas restricciones de deducciones personales, vigentes también a partir de 2014. Los estímulos en este sentido promueven el ahorro de largo plazo y además ofrecen una mejor pensión al trabajador al final de su vida laboral.

Por supuesto, hacemos un llamado a ser prudentes con el endeudamiento, porque venimos de dos años en los que se ha observado una tendencia a ampliar el déficit fiscal.

En 2013 y 2014 se ejercieron mayores niveles de endeudamiento, pero el desempeño de la economía no fue el esperado; a pesar de que se observó mayor gasto público, no fue posible alcanzar las metas de crecimiento esperadas.

Nosotros hemos percibido una buena disposición de los legisladores a escuchar nuestras posiciones, por ello hacemos un llamado urgente al Congreso, para que sea aprobado un paquete de incentivos para la inversión y la generación de empleos.

El crecimiento de la economía y la creación de oportunidades de empleo formal, es la mejor manera de abatir la pobreza y de mejorar la calidad de vida de las personas: de los niños, de las mujeres, de los hombres y los ancianos también, que hoy están en condiciones vulnerables y que enfrentan carencias alimentarias, de salud y de educación.

Con estas reflexiones, les deseo un buen inicio de semana, con mis mejores deseos para que haya éxito en sus empresas, con sus colaboradores y sus familias. Es importante que generemos fortaleza a través de nuestras empresas para poder abatir estos rezagos que hoy en día enfrentamos.

Con mis mejores deseos para esta semana, los saludo y me despido de todos ustedes.

Act. Juan Pablo Castañón Castañón
Presidente Nacional
@jpcastanon

Leave a Reply