Reforma al sector energético 17.07.14

Con la reforma al sector energético, éste pasará de ancla a palanca del desarrollo

México, D.F., 17 de julio de 2014.- Para la Confederación Patronal de la República Mexicana, la aprobación de las leyes secundarias en materia energética, constituirá un momento histórico para México.

Confiamos en que los legisladores sabrán estar a la altura de las circunstancias para analizar, mejorar y aprobar los cuatro dictámenes enviados al Pleno, que nos permitirán crear las condiciones necesarias para que rápidamente lleguen las inversiones públicas y privadas que se necesitan con urgencia en el sector energético, y así avanzar en el desarrollo de México y sus regiones.

Estamos convencidos de que las nuevas leyes de hidrocarburos; industria eléctrica; energía geotérmica y de organismos reguladores; además de las diversas disposiciones relacionadas con el sector energético, nos permitirán generar más oportunidades y mejores condiciones de vida para los mexicanos en las diversas regiones del país, a través de la consolidación de una industria nacional, mediante encadenamientos productivos.

Nuestro reto es construir modelos de desarrollo en los que puedan complementarse los recursos públicos y privados, para convertir al sector energético en la palanca de innovación permanente, que nos permita como país iniciar un nuevo proceso de crecimiento sostenido.

En este proceso, la estrategia más relevante será impulsar la participación de las empresas nacionales en los modelos productivos, por lo que tenemos que asegurarnos de vincular las reglas de contenido nacional con una visión regional del desarrollo.

Si queremos generar nuevos empleos, tenemos que asegurar la efectiva inserción de las micro, pequeñas y medianas empresas a la cadena productiva, mediante cadenas globalizadas.

Una industria que puede crecer es la de petroquímica secundaria. Los derivados del petróleo y el gas, pueden detonar encadenamientos que potencien la competitividad de nuestra industria química, para el desarrollo de los sectores del plástico, agroindustrial, de nuestras manufacturas e incluso, del sector de la vivienda.

Por ello, COPARMEX se pronuncia porque se defina en la ley la existencia de un Consejo Consultivo de representación paritaria a través de integrantes del sector privado, la academia y el gobierno, que sea garante del contenido nacional de los contratos asignados, y esté encargado de analizar la potencialidad de los sectores y diversas regiones.

Creemos que este Consejo puede ser un espacio crucial para el impulso de la industria nacional, a través de recomendaciones vinculantes de política pública desde lo local, privilegiando un enfoque que promueva el desarrollo de acuerdo con las vocaciones productivas y las necesidades específicas de cada región. Para detonar el crecimiento de nuestro país, será fundamental fomentar el encadenamiento productivo de las pequeñas y medianas empresas, e incentivar las asociaciones entre empresas nacionales e internacionales, desde los mismos procedimientos de licitación o contratación.

Hay dos principios que deben guiar la creación de leyes secundarias en materia energética: certeza jurídica y viabilidad financiera. Las nuevas disposiciones deben ser una garantía de incentivos para el sector privado y el Estado mexicano, para que la colaboración sea fructífera, y con el marco de órganos reguladores fuertes, eficaces y que garanticen la transparencia de los procesos. En el ámbito de la viabilidad financiera de los proyectos, COPARMEX considera que deben incluirse en la nueva legislación, medidas que permitan esquemas de financiamiento como la cesión de derechos de cobro y la posibilidad de afectar en garantía los activos utilizados en los propios proyectos.

Estamos seguros de que la reforma energética puede ser la llave para el inicio de un nuevo modelo de desarrollo en México, basado en la creación de oportunidades de crecimiento para las empresas y las personas, a través de estrategias regionales de vinculación entre la escuela, la empresa y los centros de innovación y transferencia de tecnología.

Necesitamos apuntalar la formación de una nueva generación de técnicos, profesionales y especialistas mexicanos para el sector energético, mediante sinergias entre la investigación, planes de estudio, el modelo dual que impulsa COPARMEX, y las alianzas estratégicas entre empresas nacionales e internacionales, para asegurar la transferencia tecnológica y el desarrollo de nuestra capacidad de innovación.

Creemos firmemente que el sector energético debe pasar de ancla a palanca que nos coloque en la antesala del crecimiento sostenido y sustentable, con beneficios tangibles para todos los mexicanos.